Este pasado fin de semana hemos hecho una escapada familiar al Moncayo. Nuestro destino inicial era el Monasterio de Veruela, primer Monasterio cisterciense de Aragón.

En este lugar mi poeta preferido había pasado un tiempo, reponiéndose de su enfermedad,  una tuberculosis,  de la que nunca se recuperaría por completo , pero la estancia por estos lares, le sirvió para escribir sus célebres “Cartas desde mi celda” así como algunas “Rimas y Leyendas”, sus páginas transmiten un enorme dolor  por el amor no correspondido, cada rima expresa una esperanza de ser amado.

Castillo de Trasmoz

Seguimos viaje hacia Trasmoz, situado en la cuenca del rio Huecha , este pueblecito es conocido por su castillo y por las historias de brujas que se cuentan, algunas de las cuales fueron recogidas  por Becquer. El recorrido por las calles del pueblo, dirección al castillo, te conduce a las puertas del cementerio, donde una placa con la cara del famoso escritor, reza lo siguiente:

Placa en el cementerio

“En estos escondidos rincones, último albergue

de los ignorados campesinos,hay una profunda calma

nadie turba su santo recogimiento y despues de

envolverse en su ligera capa de tierra sin tener

siquiera el peso de una losa, deben dormir

mejor y más sosegados”

El camino sigue ascendiendo y unos bancos de hierro fundido con  farolas te invitan a sentarte y reponer fuerzas, mientras el silencio te rodea, la solitaria figura de Becquer leyendo a Dante, te recuerda que no debes maldecir a las brujas, puesto que estas luego vuelven para vengarse….

Alex y yo.

El viaje llegó a su fin y termina el  recorrido por una parte importante de nuestra literatura, escrita en mi tierra por uno de los mejores poetas de todos los tiempos.