Wicked, Memorias de una Bruja Mala

¿Creéis en el bien y el mal?.-  ¿Y en las brujas? .- ¿en el destino?.-  Son preguntas, que tienen respuesta en este magnífico libro obra de Gregory Maguire.

Supongo que todos conocéis la película El Mago de Oz, y a sus protagonistas, Dorothy la niña de los zapatos rojos, El Espantapájaros, El León y el Hombre de Hojalata. Pero falta otra protagonista a la que he cogido cariño leyendo este libro, Elphaba.

Estas páginas cuentan la vida de la que con el tiempo, acabará convirtiéndose en la malvada bruja del Oeste – ¿mala?,  no estoy segura.

Su físico es el imaginable al de una bruja, de piel verde con unos dientes de tiburón que arrancan los dedos de la comadrona que atiende  en el parto a su madre, pero conforme va creciendo, su fuerza, sus ideales, el hecho de ser distinta, incomprendida , la llevan a luchar por lo que cree justo, a comprometerse por salvar la libertad, el derecho a ser respetado, el derecho al conocimiento.  Su amor por Fiyero, la convierten en una mujer tierna, demostrando que también ella tiene mucho que dar.

Las formas en las que realiza sus planes para cambiar lo que cree corrompido, puede que no sean las correctas, pero si algo he aprendido leyendo esta novela, es que es fácil juzgar, es fácil ser manipulado y es difícil mantenerse fiel a uno mismo.

Después de la lectura, ya no me resulta tan fácil distinguir la fina línea que separa el bien del mal.

Quizá todo se resuma en:

“Y es que en este mundo traidor, no hay verdad ni mentira: todo es según el cristal con  que se mira”. Ramón de Campoamor